Ir al contenido principal
No debemos perder la fe en la humanidad
que es como el océano:
no se ensucia porque algunas de sus gotas estén sucias.