Ir al contenido principal

Carta Pascual. Fray Bruno Cadoré, OP

"No está aquí... Ha resucitado". Son las palabras con las que los ángeles en esta mañana anuncian a las mujeres la Resurrección. "No está aquí... Ha resucitado". ¿Qué habrán podido comprender las mujeres con esta frase? ¿Cómo podrá permitirles pasar del dolor a la esperanza? ¿Cómo podrá esta frase de los ángeles "No está aquí... Ha resucitado" devolverles la esperanza en la vida, después de la prueba inmensa que acaban de atravesar?
Efectivamente el dolor de las mujeres era inmenso y así, abatidas por el dolor, llegan al sepulcro en la madrugada de ese día que será de Pascua. Están abatidas, en efecto, porque ellas han visto y han seguido a Jesús, Maestro y Señor, y lo han oído hablar de la bondad del Padre, sobre todo a los más pequeños. Lo han visto enaltecer a estos pequeños y después hablar a los sabios y poderosos diciéndoles que se equivocaban al creer que, por pensar que conocían a Dios, podían dominar a los pequeños y decirles lo que era necesario comprender de Dios e imponerles de alguna manera un modo de vivir.

Para continuar leyendo...
Carta del Maestro de la Orden de Predicadores, en la Pascua de Resurrección.