Ir al contenido principal

JMJ 2011 ¿Acontecimiento juvenil? o ¿algo más que eso?

La Jornada Mundial de la Juventud que la Iglesia celebra desde 1986 es algo que se diferencia con mucho de un simple espectáculo juvenil.
Benedicto XVI lo expresó con claridad:
"Las Jornadas mundiales de la Juventud no consisten sólo en la única semana en que se hacen visibles en el mundo. Hay un largo camino exterior e interior que lleva a ellas. La cruz, acompañada por la imagen de la Madre del Señor, realiza una peregrinación a través de los países. El encuentro con la cruz se transforma en un encuentro interior con Aquel que en la cruz murió por nosotros.
Las Jornadas solemnes son sólo la culminación de un largo camino, en el que juntos se encuentran con Cristo. La Liturgia eucarística es el centro de todo el conjunto, porque en ella acontece lo que nosotros no podemos realizar. El está presente. En entra en medio de nosotros.
Se ha rasgado el cielo y esto hace luminosa la tierra. Esto es lo que hace alegre y abierta la vida, y une a unos y otros en una alegría que no se puede comparar con el éxtasis de un festival"