Ir al contenido principal

Jornada de oración por la PAZ.

Palabras de Papa al termino de la Jornada:


Al término de esta intensa jornada deseo agradecer a todos vosotros. Viva gratitud va a quienes han hecho posible el encuentro de hoy. Un agradecimiento particular a quien, una vez más, nos ha hospedado: la ciudad de Asís, la comunidad de esta Diócesis con su Obispo, los hijos de San Francisco, que custodian la preciosa herencia espiritual del Pobrecillo de Asís. Un agradecimiento también a los numerosos jóvenes que han realizado la peregrinación a pie desde Santa María de los Ángeles para testimoniar que, entre las nuevas generaciones, son tantos los que se empeñan para superar violencias y divisiones, y para ser promotores de justicia y de paz.


El evento de hoy es una imagen de cómo la dimensión espiritual es un elemento clave en la construcción de la paz. A través de esta peregrinación única hemos tenido la capacidad de comprometernos en un diálogo fraterno, de profundizar en nuestra amistad y de encontrarnos juntos en el silencio y en la oración.


Después de haber renovado nuestro compromiso por la paz y de de habernos intercambiado recíprocamente un signo de paz, nos sentimos aún más profundamente implicados, junto con todos los hombres y mujeres de las comunidades que representamos, en nuestra común tarea humana.


No somos seres que existen separadamente; debemos seguir encontrándonos, seguir unidos en esta empresa y en diálogo en la cotidiana construcción e la paz y en nuestro compromiso por un mundo mejor, un mundo en el que cada hombre y cada mujer así como cada pueblo puedan vivir en armonía con sus legítimas aspiraciones.

Agradezco de corazón a todos los aquí presentes por haber aceptado mi invitación de venir a Asís como peregrinos de la verdad y de la paz y os deseo a cada uno con las palabras de san Francisco que el Señor te dé la paz.

Comentarios