Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

Feliz Navidad

Oh, Enmanuel-Dios con nosotros

Oh, Rey de las naciones

Oh, Sol que naces de lo alto

Oh, Llave de David

Oh, Renuevo de Jesé

Oh, Adonai-Pastor

Oh, Sabiduría

Adviento: Tres deseos

"Antes de encender el árbol quisiera expresar tres deseos. Este árbol de Navidad tan grande está en las laderas del monte Ingino, en cuya cima se encuentra la basílica del patrón de Gubbio, San Ubaldo. Cuando lo miramos, nuestros ojos se dirigen hacia arriba, hacia el cielo, hacia el mundo de Dios"."Mi primer deseo es, por lo tanto, que nuestra mirada, la de la mente y la del corazón, no se detenga solamente en el horizonte de este mundo, en las cosas materiales, sino que sea de alguna forma como este árbol, que tienda hacia arriba, que se dirija a Dios. Dios nunca nos olvida, pero también nos pide que no nos olvidemos de Él". "El Evangelio narra que en la noche santa de Navidad una luz envolvió a los pastores, anunciándoles una gran alegría: el nacimiento de Jesús, de Aquel que nos trajo la luz, más aún, de Aquel que es la luz verdadera que ilumina a todos. El gran árbol que encenderé dentro de poco domina la ciudad de Gubbio e iluminará con su luz la osc…

Adviento: Cristo nuestra esperanza

El ser humano no puede vivir sin esperanza. Todos, en cada momento de la vida, nos planteamos distintos retos u objetivos, que nos ayudan a mantener viva y activa la esperanza. Entre estos retos podríamos señalar la consecución de una buena posición profesional, la obtención de un título académico, la búsqueda del bienestar material o el desempeño de un cargo político o profesional.Sin embargo, una vez que vamos consiguiendo las metas que nos hemos propuesto y las esperanzas llegan a su cumplimiento, nos damos cuenta de que lo conseguido no nos deja plenamente satisfechos y, por tanto, no nos proporciona la felicidad que esperábamos alcanzar. Ante esta constatación solo cabe la resignación o la búsqueda constante de una esperanza firme, permanente y creíble.Si los descubrimientos científicos, los progresos técnicos, el reconocimiento social o la adquisición de bienes materiales no son suficientes para asegurar la esperanza, que el ser humano desea o aspira a conseguir, será preciso bu…