Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Deus ibi est

Deus ibi est Viernes, 25 de Mayo de 2012 10:32 | Isidro Catela Marcos | Ubi caritas et amor, Deus ibi est. Aunque lo parezca, no voy a hablarles de la Iglesia y del IBI. Al menos, no por el momento. Lo haré después de traducir la cita latina, para evitar confusión en aquellos que no manejen nuestra lengua madre. La popular antífona nos recuerda que “donde hay caridad y amor, allí está Dios”. En efecto, ese “ibi” nada tiene que ver con el Impuesto de Bienes Inmuebles. En aquel caso, significa “allí”. Cada persona creyente que esté leyendo ahora este artículo puede ponerle distintos nombres y rostros cálidos al frío pronombre de lugar. Mientras los evocan, yo les propongo tres por los que he transitado. Encontré caridad y amor en la Catedral de Santiago de Compostela cada vez que crucé el Pórtico de la Gloria, con la mochila al hombro y más de 500 kilómetros acumulados en las piernas y en el corazón. Los encuentro en la Eucaristía, a la que conmigo acuden en España más de un millón de pe…

Ven, Espíritu

Patrocino de la Virgen sobre la Orden de Predicadores

Decía el beato Juan XXIII: “He apendido a amarte como a mi madre, y como tal te saludo cada mañana y cada noche”. ¿Cómo no hablar con María? ¿Cómo no invocarla? (…)
Ante todo, enseña el Papa, cuando el cristiano ora a María, quiere orar como María (cf. Mc 16-22). Es decir que quiere imitar su misma actitud espiritual ante Dios, porque la reconoce como modelo único en esta experiencia. Con ella y como ella quiere convertirse en oyente, orante, madre y oferente, “para hacer de la propia vida un culto a Dios, y de su culto un compromiso de vida” (Mc. 21). Y es que,cuando oramos a María, ella nos mete en su corazón para transformarnos en verdaderos hijos suyos.
En segundo lugar, al orar a Maria, oramos con María, acompañados por ella (cf. Mc 25-28). Porque ella no es la última destinataria de nuestra oración. La oración cristiana siempre se dirige al Padre por Cristo en el Espíritu. Y María, que fue la primera en experimentar la relación con las tres divinas Personas, nos acompaña hacia el P…