Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Carta del Maestro de la Orden sobre la Liturgia (II)

En el fondo, celebramos la Palabra que viene como secreto, como fuente y fundamento de nuestra fraternidad. El reunimos en el coro varias veces al día, ¿no nos da la posibilidad de rememorar el misterio insondable de la gracia? El viene a dirigirse al mundo, a nosotros, y a darnos la fuerza y las palabras para que, a su vez, nosotros osemos dirigimos a El. Dejamos de lado nuestros propios discursos, nuestra sabiduría y todo aquello que creemos conocer bien, para dejar que hable El. Debemos contemplar varias veces al día el misterio del Hallazgo de Jesús en el Templo: ¡El es el único Maestro que revela el sentido de las Escrituras! La celebración litúrgica es el hilo conductor de nuestros días sobre el cual se inscribe esta "consagración a la verdad, que es la Palabra", consagración que nosotros nos recordarnos mutuamente, en la cual nos sostenemos mutuamente, que nos ofrecemos los unos a los otros. La Liturgia de las Horas, dice la Tradición, santifica en cierto modo para Di…

Carta del Maestro de la Orden sobre la Liturgia

Cuando cada uno de nosotros sintió la convicción interior de querer dar su vida a la predicación en la Orden, también se sintió animado por la alegría de poder orar con los hermanos y hermanas, de escuchar con ellos la Palabra y dejarla descender sobre uno mismo, de dejarla que habite progresivamente en sus propias palabras para bendecir e implorar a Aquel que viene continuamente al corazón de la humanidad. Generalmente, oramos en elcoro, dirigidos hacia un espacio central vacío, o mejor, abierto, precisamente para acoger a Aquel que viene. No vamos al coro para cumplir una obligación a la cual nos hemos comprometido: nos reunimos en el coro para esperar juntos a Aquel que viene, para acogerlo y, sobre todo, para aprender a reconocerlo. La celebración litúrgica debe ser la oportunidad, repetida varias veces al día y junto con los hermanos, de dejar que la Palabra nos des-centre de nosotros mismos, que ella tome su lugar en nosotros, que se adueñe de nuestro deseo de dar nuestra vida pa…

Alabanzas al Santísimo Sacramento

Nit de juny, quantes estrelles                          Noche de junio, ¿cuántas estrellas  
veus sortir, com flors novelles,                        ves salir, cuál flores nuevas,
al jardí del firmament?                                    en el jardín del firmamento? Tantes vegades                                              Tantas veces alabances sien dades                                     sea alabado al Santíssim Sagrament.                                 el Santísimo Sacramento.
Quantes són tes ones totes,                           ¿Cuántas son tus olas todas, mar; cada ona quantes gotes,                        mar, cada ola cuántas gotas, que remous eternament?                               que eternamente mueves? Tantes vegades                                               Tantas veces alabances sien dades                                     sea alabado
al Santíssim Sagrament.                                 el Santísimo Sacramento.
Quants brins d'herba té l'herbatge?…

Corpus Domini

Creo que lo más necesario que hay que hacer en la fiesta del Corpus Domini no es explicar tal o cual aspecto de la Eucaristía, sino reavivar cada año estupor y maravilla ante el misterio.
El Corpus Domini es la primera fiesta cuyo objeto no es un evento de la vida de Cristo, sino una verdad de fe: la presencia real de Él en la Eucaristía. Responde a una necesidad: la de proclamara solemnemente tal fe; se necesita para evitar un peligro: el de acostumbrarse a tal presencia y dejar de hacerle caso, mereciendo así el reproche que Juan Bautista dirigía a sus contemporáneos: «¡En medio de vosotros hay uno a quien no conocéis!».

Esto explica la extraordinaria solemnidad y visibilidad que esta fiesta adquirió en la Iglesia católica. Por mucho tiempo la del Corpus Domini fue la única procesión en toda la cristiandad, y también la más solemne.

Hoy las procesiones han cedido el paso a manifestaciones y sentadas (en general de protesta); pero aunque haya caído la forma exterior, permanece intacto e…