Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Visita al Monasterio

Carta del Maestro de la Orden sobre la Liturgia (III)

Al centro de la fraternidad reunida por y para la celebración litúrgica llega no solamente Cristo sino también el mundo. La celebración litúrgica es, en efecto, el momento en el que se cultiva dentro de la fraternidad el amor al mundo. Decimos de Domingo que hablaba con Dios o de Dios, le hablaba de la gente a Dios y de Dios a la gente. Se dice de él que no cesaba de interceder por el mundo. La celebración de las Horas es el lugar por excelencia en que nuestras comunidades llevan a la presencia de Dios las aspiraciones del mundo al que somos enviados como predicadores.




Las llevamos cuando retomamos las palabras de los Salmos que expresan con tanta pertinencia los deseos del hombre, sus aspiraciones de salvación e incluso quizás su incomprensión de lo que constituye su historia. Llevarnos las aspiraciones del mundo cuando, cantando los Salmos, hacemos nuestra la historia del pueblo elegido por Dios para ser un pueblo para Dios, y así somos en el mundo un signo de la promesa de que el mu…