Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013

Santa y feliz Navidad

A Belén se va y se viene.
Cristo aparece siempre fuera de nosotros como alguien a quien hay que buscar, a través de una invitación a salir de nuestros caminos y tomar una ruta diversa para alcanzar nuestro verdadero hogar. Belén es este lugar donde se encuentra a Jesús. En Cristo fuimos pensados y creados, pero ahora estamos lejos. Para encontrarle debemos ir a su encuentro, debemos ir. A Belén se va. Quien no se mueve no encuentra a Jesús, no descubre la alegría del Dios-con-nosotros.
A la vez Cristo está en nosotros, el viaje hasta él es, la mayor parte de las veces, interior. Se trata de descubrirnos en él, de reconocer que nos espera en nosotros mismos. Se trata de abrir el interior a su presencia escondida para que habite en todo nuestro ser y hacer. De esta manera podremos ver con su mirada, sentir con su mismo corazón, actuar con su mismo Espíritu. Por eso a Belén se viene. Porque hemos de llegar hasta ese lugar íntimo donde, abiertas las puertas, se descubre que él ya vino a no…

Adviento-2013

Adviento: El tiempo de adviento nos pregunta por nuestros horizontes, por la dirección de nuestros pasos y a la vez nos invita a contemplar la dirección de los pasos de Dios que ha querido compartir nuestro camino para hacerlo suyo, para envolverlo con su vida ofreciéndole así un hogar de plenitud.
El misterio de Adviento es un misterio de vaciamiento, de pobreza, de limitación. Debe ser así. De otro modo no podría ser un misterio de esperanza.
“El misterio de Adviento es un misterio de comienzo: pero también es el misterio de un fin. La plenitud del tiempo es el final de todo lo que todavía estaba incompleto, todo lo que todavía era parcial. Es el cumplimiento en unidad de todo lo que era fragmentario.
El misterio de Adviento en nuestras vidas es el comienzo del fin de todo lo que en nosotros no es todavía Cristo. Es el comienzo del fin de la irrealidad. Y eso, sin duda, es motivo de alegría.
Pero por desgracia nos aferramos a nuestra irrealidad, preferimos la parte al todo, continuamos …

En la vida y en la muerte, somos del Señor

“Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor. En la vida y en la muerte somos del Señor”
“Morir juntamente con Cristo es superar la indiferencia apática de la existencia;es dejar de lado tantos caprichos, dejar de lado la inconstancia, olvidar la superficialidad, abandonar la vanidad y la apariencias y elegir, en cambio, con decisión y adherirse con fidelidad al Evangelio.
Morir juntamente con Cristo es desprenderse o dejarse expoliar de las riquezas o de la gloria humana para ordenar la vida con la mirada puesta en el Reino de Dios.
Morir juntamente con Cristo es correr el riesgo de un amor fraterno que requiera el desprendimiento del propio;es el sufrir riesgos por el testimonio de la verdad y de la justicia entre los hombres, o sufrir marginacionespor la fidelidad a la palabra dada.
Morir juntamente con Cristo es aceptar la incomprensión y las resistencias de quienes nos rodean y admitir los cambios que sirvan para reactivar la fidelidad.
Morir juntamente con C…

Seguir construyendo la Iglesia, desde la vocación contemplativa-4-

La comunión es un bien que hunde sus raíces en la entraña misma del cristianismo, e impulsa a todos los bautizados a participar de un idéntico fuego de vida, de una misma savia doctrinal, de una adecuada formación, de una oración redentora, de un estilo de vida en tensión permanente, de un compromiso evangelizador.
Además, una de las características de nuestro mundo es la de la unificación creciente. Los cristianos confesamos que el hombre no puede lograr su propia plenitud sino es en comunión con los demás. La vida de comunión engrandece al hombre en todas sus cualidades.
El Concilio Vaticano II decía que cuanto más se unifica el mundo, «tanto más los deberes de los hombres rebasan los límites de los grupos particulares y se extienden poco a poco al universo entero. Ello es imposi­ble si los individuos y los grupos sociales no cultivan en sí mismos y difunden en la sociedad las virtudes morales y sociales, de forma que se conviertan verdaderamente en hombres nuevos y en creadores de un…

Defended el Vaticano de la mala hierba de las murmurciones

Homilía de Francisco al Cuerpo de la Gendarmería en ocasión de su patrón
Ciudad del Vaticano, 28 de septiembre de 2013 (Zenit.org)
"Las murmuraciones" son una "lengua prohibida" en el Vaticano, porque es una lengua que genera mal. Lo ha afirmado esta mañana el papa Francisco en la eucaristía que ha celebrado a las 9.00 con el Cuerpo de la Gendarmería Vaticana cerca de la Gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos, en ocasión de su patrón, san Miguel Arcángel.
Francisco ha hablado de nuevo sobre el peligro de las "murmuraciones", que lleva a uno a hablar mal de otro y destruye la unidad. Y del contagio de esta "mala hierba" ninguno es inmune.
"Alguno de vosotros podría decirme: 'pero, padre, ¿qué tenemos que ver nosotros aquí con el diablo? Nosotros debemos defender la seguridad de este Estado, esta ciudad: que no haya ladrones, que no haya delincuentes, que no vengan los enemigos a tomar la ciudad". Pero, también eso es verdad, pero Na…

Es posible evitar la guerra ¿queremos?

«Y vio Dios que era bueno» (Gn 1,12.18.21.25).
El relato bíblico de los orígenes del mundo y de la humanidad nos dice que Dios mira la creación, casi como contemplándola, y dice una y otra vez: Es buena. Nos introduce así en el corazón de Dios y, de su interior, recibimos este mensaje.
Podemos preguntarnos: ¿Qué significado tienen estas palabras? ¿Qué nos dicen a mi, a tí, a todos nosotros?

1. Nos dicen simplemente que nuestro mundo, en el corazón y en la mente de Dios, es “casa de armonía y de paz” y un lugar en el que todos pueden encontrar su puesto y sentirse “en casa”, porque “es bueno”. Toda la creación forma un conjunto armonioso, bueno, pero sobre todo los seres humanos, hechos a imagen y semejanza de Dios, forman una sola familia, en la que las relaciones están marcadas por una fraternidad real y no sólo de palabra: el otro y la otra son el hermano y la hermana que hemos de amar, y la relación con Dios, que es amor, fidelidad, bondad, se refleja en todas las relacione…

PAZ

El Papa nos convoca para pedir por la PAZ. Oración y ayuno. 7 septiembre 2013

Seguir construyendo la Iglesia, desde la vocación contemplativa-3-

La Iglesia en los comienzos de su tercer milenio pedirá a las dominicas contemplativas que sigan fieles a su entrega a la contemplación, que cultiven la soledad y amen la clausura; que estén en permanente solidaridad con todos los humanos, que vivan en oración y penitencia los grandes problemas que afectan al mundo.
Su vida tendrá que proyectarse con eficacia para contribuir al reme­dio de esas grandes necesidades, como son: la falta de respeto por la vida humana, el hambre y la miseria que afecta a una gran parte de la humanidad, las nuevas formas de esclavitud social y psicológica, las divisiones que surgen de fuerzas contrapuestas, la falta de formación, las tensiones por motivos políticos, ideológicos, raciales, económicos, la ma­nipulación del proceso vital al margen de toda norma moral, la falta de un verdadero cultivo de los espíritus. De modo especial tendrán que volcarse a una tarea de nueva evangelización, creadora de la civilización del amor por tantos deseada.
Los grandes de…

Oración a Santo Domingo de Guzmán

Santo Padre Domingo,
llamado desde siempre
"Luz de la Iglesia" y
"Maestro de la Verdad",
con gran confianza nos dirigimos a ti.
Te rogamos nos obtengas la gracia
de comprender la voluntad del Señor,
la fuerza de seguir sus caminos,
dejándonos guiar por la Sabiduría
que viene de lo alto
y la serenidad del espíritu,
que sólo en Dios puede encontrar su paz.
Te confiamos
a todos los que se han alejado de la Iglesia
que puedan recuperar la luz de la fe,
el consuelo de la esperanza
y la alegría del amor que se nos da.
Intercede sobre todo por los jóvenes,
que encuentren en Cristo
el modelo ideal del hombre nuevo
y en su Evangelio la luz que orienta
en el camino de la vida.
Confiamos en tu ayuda,
Santo Padre Domingo,
y en la de los intercesores de la Orden
que la Providencia ha querido
para un servicio de "caridad en la verdad"
en beneficio de to…

El Papa Fancisco en el Santuario de Aparecida

Quisiera señalar tres sencillas actitudes: mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría.
1. Mantener la esperanza. La Segunda Lectura de la Misa presenta una escena dramática: una mujer —figura de María y de la Iglesia— es perseguida por un dragón —el diablo— que quiere devorar a su hijo. Pero la escena no es de muerte sino de vida, porque Dios interviene y pone a salvo al niño (cf. Ap 12,13a-16.15-16a). Cuántas dificultades hay en la vida de cada uno, en nuestra gente, nuestras comunidades. Pero, por más grandes que parezcan, Dios nunca deja que nos hundamos. Ante el desaliento que podría haber en la vida, en quien trabaja en la evangelización o en aquellos que se esfuerzan por vivir la fe como padres y madres de familia, quisiera decirles con fuerza: Tengan siempre en el corazón esta certeza: Dios camina a su lado, en ningún momento los abandona. Nunca perdamos la esperanza. Jamás la apaguemos en nuestro corazón.
El «dragón», el mal, existe en nuestra histo…

Seguir construyendo la Iglesia

Seguir construyendo la Iglesia, desde la vocación contemplativa (2ª parte)

RETOS DE CARA AL FUTURO Pero los contemplativos no buscan sólo un silencio que resulte de la ausencia de ruidos; procuran sobre todo un silencio de todo el ser, vigilante para acoger los dones del Espíritu y para descubrir las urgencias del amor fraterno. (Cf. Pablo VI, Evangelica Testificatio, n. 46). La oración asidua es otro de los valores que ha de tener en alto precio la monja del futuro. Es camino insustituible de redención personal y de salvación del mundo; es, además, el principal deber de justicia que el hombre está obligado a cumplir. Llegarán tiempos de renovación evangélica en la medida en que el hombre entable un diálogo asiduo y sincero con Dios por medio de la oración, en la medida en que el hombre recoja las dispersiones de su corazón, concentre sus energías, acepte el don de una fe viva, crezca en la esperanza de los valores del Reino, que están ya en medio del mundo y tendrán su culminación en el m…

Ven Espíritu Santo

SECUENCIA AL ESPIRITU SANTO.
Ven Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre, don en tus dones espléndido. Luz que penetras las almas, fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo. Tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego. Gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma divina luz y enriquécenos. Mira el vacío del alma si tu le faltas por dentro. Mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo. Lava las manchas. Infunde calor de vida en el hielo. Doma el espíritu indómito. Guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos. Por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito. Salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén

Feliz Pascua

CREEMOS EN CRISTO RESUCITADO

Puesto que Cristo ha resucitado,
estamos en "revolución" permanente
y es preciso dejar que El nos cambie desde dentro, desde la raiz del ser. Cristo ha resucitado,
por eso, creemos que en una Tierra Nueva, es posible.

Y porque creemos y esperamos,
no tenemos nada que conservar;
y afirmamos
que el mejor modo de conseguirlo todo
es perderlo todo por
 UNA SOLA PERSONA, JESÚS VIVO Y RSUCITADO
¡Feliz Pascua de Resurrección

Santa Semana

Especial Día del Señor - Misa de inicio del Pontificado del papa Francisco Especial Día del Señor - Misa de inicio del Pontificado del papa Francisco

Misa de Inauguración Pontificado de S.S. Francisco

La homilía del Papa Francisco durante la misa de Inauguración de su Pontificado ha dejado diez frases a destacar:
1.-Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu.
2.-Por desgracia, en todas las épocas de la historia existen «Herodes» que traman planes de muerte, destruyen y desfiguran el rostro del hombre y de la mujer.
3.-Quisiera pedir a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos «custodios» de la creación.
4.-El odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida.
5.-No debemos tener miedo a la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.
6.-La ternura no es la virtud de los débiles, sino más bien todo lo contrario: denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor.
7.-Nunca olvidemos que el ver…

Francisco I. Primeras palabras

Las primeras palabras del nuevo papa Jorge Mario Bergoglio, Francisco Las primeras palabras del nuevo papa Jorge Mario Bergoglio, Francisco

Cuaresma

La Cuaresma es el tiempo en el que los cristianos preparamos nuestra fiesta, que es la Pascua. En este tiempo no estaremos tristes, como algunos piensan. Antes bien, iremos poco a poco anticipando la alegría de aquello que esperamos celebrar con emoción. Pero se nos verá concentrados, pensativos, sin parar de un lado para otro, como cuando en la casa estamos preparando la llegada del amigo que viene a cenar. Los preparativos a veces suponen cierto trabajo, cierta privación. El agricultor al final del invierno se nos aparece como un titán luchando con su azada contra la dureza de la tierra, que conserva aún la sólida memoria de las heladas. Su esfuerzo nos parece ímprobo, pero es un esfuerzo animado por la esperanza del fruto. A cada golpe de azada el labriego siente que al final del verano el sudor de su frente será pan en la mesa de su familia.
Hay muchas cosas que en la Cuaresma nos ayudan a preparar lo que queremos vivir con intensidad y emoción. Nos ayuda el ayuno, que utilizado po…

Seguir construyendo Iglesia...

Seguir construyendo la Iglesia, desde la vocación contemplativa (1ª parte)
RETOS DE CARA AL FUTURO


Cuando se acercaba el Concilio a su término, escribió Pablo VI la Encíclica Ecclesiam Suam. Fue un documento apostólico dedicado al diá­logo. Confesaba el Papa que se sentía alegre y confortado al observar que este diálogo era una realidad, en el interior de la Iglesia y hacia el exterior. Concluía así: «¡La Iglesia está hoy viva más que nunca! Pero, considerándolo bien, parece que todo está todavía por hacer; el trabajo comienza hoy y nunca acaba. Es ésta la ley de nuestra peregrinación sobre la tierra y en el tiempo. Es éste el deber habitual de nuestro ministerio, al que hoy todo estimula para hacerse nuevo, vigilante, intenso.» (6 de agosto de 1964, n. 110).
Los retos de la Iglesia y de la humanidad son retos para las dominicas contemplativas en este contexto de Iglesia viva en que todo está todavía por hacer. Por lo mismo, su ministerio eclesial debe hacerse nuevo, vigilante, intenso, u…