Ir al contenido principal

Adviento-2013


Adviento: El tiempo de adviento nos pregunta por nuestros horizontes, por la dirección de nuestros pasos y a la vez nos invita a contemplar la dirección de los pasos de Dios que ha querido compartir nuestro camino para hacerlo suyo, para envolverlo con su vida ofreciéndole así un hogar de plenitud.

El misterio de Adviento es un misterio de vaciamiento, de pobreza, de limitación. Debe ser así. De otro modo no podría ser un misterio de esperanza.

“El misterio de Adviento es un misterio de comienzo: pero también es el misterio de un fin. La plenitud del tiempo es el final de todo lo que todavía estaba incompleto, todo lo que todavía era parcial. Es el cumplimiento en unidad de todo lo que era fragmentario.

El misterio de Adviento en nuestras vidas es el comienzo del fin de todo lo que en nosotros no es todavía Cristo. Es el comienzo del fin de la irrealidad. Y eso, sin duda, es motivo de alegría.

Pero por desgracia nos aferramos a nuestra irrealidad, preferimos la parte al todo, continuamos siendo fragmentos, no queremos ser “un solo hombre en Cristo”. El Cuerpo de Adán (“hombre”), que debería ser el Cuerpo del Amor de Dios, está desgarrado de odio. El Cuerpo de Adán, que debería estar transfigurado de luz, es un cuerpo de oscuridad y mentira. Lo que debería ser Uno en amor está dividido en millones de hostilidades frenéticas y asesinas. Pero sigue en pie el hecho: Cristo, el Rey de la Paz, ha venido al mundo y lo ha salvado. Ha salvado al Hombre, ha establecido Su Reino, y Su Reino es el reino de la Paz. Adviento, para nosotros, significa aceptación de ese comienzo totalmente nuevo. Significa una disposición para hacer que la eternidad y el tiempo se encuentren no sólo en Cristo sino en nosotros, en el Hombre, en nuestra vida, en nuestro mundo, en nuestro tiempo.

Si hemos de entrar en el comienzo de lo nuevo, debemos aceptar la muerte de lo viejo. El comienzo, pues, es el fin. Hemos de aceptar el fin, antes de poder empezar. O más bien, para ser más fieles a la complejidad de la vida, hemos de aceptar el final en el comienzo, ambos juntos” (T.M.)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años
Anónimo ha dicho que…
Adviento es tiempo de absoluta y radical disponibilidad; adviento significa decir sí sin poner condiciones; adviento significa dejar lo viejo, vaciarse, para llenarse de lo nuevo; adviento significa mirar al futuro con la confianza de quien sabe que su vida está en las mejores manos; adviento significa estar dispuesto a vivir la aventura de que Dios se encarne también en ti; adviento es espera esperanzada. Y vivir un adviento en plenitud es vivirlo muy cerca de María. Ojalá nuestra entrega y disponibilidad sean como las suyas; ojalá pidamos con su misma fuerza y pasión que el Señor llegue sin que nada nos distraiga de este empeño. Ojalá nuestra vida sea un auténtico adviento esperando su llegada.