Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Llamada

Pocos días, como sucede este domingo, se encuentran en las lecturas tantas concurrencias. Si se observan atentamente los textos que se proclaman en la Liturgia de la Palabra, en todos ellos se encuentra una referencia a la vocación esencial que tiene todo creyente cristiano: el seguimiento de Jesús. De manera profética, se nos narra la vocación del joven Samuel y su respuesta, que se convierte en aforismo y referente, si se desea responder de manera adecuada a la voluntad divina: “El Señor se presentó y lo llamó como antes: -«¡Samuel, Samuel!» Él respondió:-«Habla, que tu siervo te escucha» (1Sam 3, 19).  El salmista, de manera semejante al pequeño Samuel, reitera la actitud que conviene tener en el caso de sentir la moción consoladora de seguir a Jesús. “«Aquí estoy -como está escrito en mi libro- para hacer tu voluntad.» Dios mío, lo quiero, y llevo tu ley en las entrañas”. (Sal 39).  Para poder responder de la manera que se nos indica, una clave es tener conciencia de que no nos posee…

Para no olvidar

Palabras del Papa Francisco para no olvidar a lo largo del año.


La narración evangélica de los Reyes Magos describe su viaje a Oriente como ''un viaje del alma, como un camino hacia el encuentro con Cristo. Prestan atención a los signos que indican su presencia; son incansables cuando se trata de enfrentarse a las dificultades de la búsqueda; son valientes a la hora de afrontar las consecuencias que se derivan del encuentro con el Señor. La experiencia de los Magos recuerda el camino de cada persona hacia Cristo'' y ''la estrella que es capaz de guiar a cada uno a Jesús es la Palabra de Dios, que es luz que orienta nuestro camino, nutre nuestra fe y la regenera''. Por eso, subrayó Francisco '' no nos olvidemos de leerla y meditarla todos los días para que sea una llama que llevamos dentro de nosotros para alumbrar nuestros pasos y los de los que caminan a nuestro lado, que quizás no consiguen encontrar el camino hacia Cristo''.



Epifanía 2015

El profeta Isaías asegura: “¡Levántate, brilla, Jerusalén, quellega tu luz; la gloria del Señor amanecesobre ti!” (Is 60,1). Mas, ¿de qué luz se trata, qué amanecer nos trae tanta claridad?
Se especula con el movimiento de los astros, se hacen conjeturas sobre fenómenos celestes, se intenta descubrir la verdad histórica de la estrella guía. No pretendemos objetivar científicamente los hechos, pero lo cierto es que ha aparecido quien es la Luz, y gracias a Él todo queda iluminado y cobra un sentido diferente. La salvación, gracias al nuevo día, al Sol que nace de lo alto, alumbra a todas las naciones y se ofrece a todos los pueblos: tienen sitio los del Norte y los del Sur, del Este y del Oeste. “Tambiénlos gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la Promesa en Jesucristo, por el Evangelio” (Ef 3, 6).
La pregunta: “-¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porquehemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo” (Mt 12, 2), tiene respuesta interior. Lo v…