Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Déjate reconciliar

Dejaos reconciliar con Dios (2 Corintios 5,20-6,2)
Es decir: Reconoce y acepta lo que Dios ha hecho por ti, por nosotros. Nos ha reconciliado. Nos ha vuelto a mirar con cariño de Padre y de Creador. Pero a lo mejor vivimos al margen de la reconciliación o sin que nos interese. Hoy escuchamos: “Deja que Dios haga maravillas en tu vida”. “Deja sitio a Dios en tu vida”. Tú sabes cómo te sientes cuando “no pintas nada en la vida o en el corazón de otros”. Cuando no pintamos nada para alguien, nos duele, sobre todo si“deseamos pintar algo”. ¡Qué bueno es Dios!  ¡Cuánta paciencia con nosotros! Dios “pinta poco en la vida de muchos” y Dios sigue esperando... Hoy nos dice: “Déjate reconciliar”.“Entra en este dinamismo de perdón y de vida que yo he puesto en marcha en mi Hijo Jesús”. ¿Qué pasaría en tu vida y en la mía si de verdad escuchamos esta palabra de Dios?

Cuaresma 2015

"Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro. Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: "FaccornostrumsecundumCortuum": "Haz nuestro corazón semejante al tuyo" (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús). De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.

Con este deseo, aseguro mi oración para que todo creyente y toda comunidad eclesial recorra provechosamente el itinerario cuaresmal, y les pido que recen por mí. Que el Señor los bendig…