Ir al contenido principal

Vísperas del Corpus

Lluvia, Pan Vivo y campanas…


Invocando a María, Esposa de Dios Espíritu Santo, tratábamos de hacernos semejantes a Ella: Casa acogedora, Receptáculo inmaculado, digna Morada del Espíritu…

Pedimos al Padre, por su intercesión maternal, disponernos como Ella para recibir al Paráclito…

Sancti Spiritus, Agua que purifica y refresca; que fecunda y da vida; que engendra la Palabra en quien lo recibe y transforma el pan en Pan Vivo bajado del Cielo que alimenta, nutre, da fuerza y libera divinizando…

Ese Pan, reservado en el Tabernáculo, te espera.


El tañido de las campanas anuncia y recuerda esa Presencia. Ese tañido es eco de la voz de María que llama: “venid; Él está aquí; venid y haced lo que Él os diga…”.





Comentarios

Rosa ha dicho que…

Gracias, hermanas, ¡qué preciosidad! Es una lluvia torrencial, agua de Vida.
Hace unos días pasé por Zamora y os recordé con mucho cariño.

Muchos besos.
Comparto el vídeo, me parece bellísimo.
Feliz día del Señor.