Ir al contenido principal

Marta, la mujer que sirve

Celebramos hoy a Santa Marta, la amiga de Jesús, hermana de María y Lázaro, que tantas veces  lo acogió en su casa. La imaginamos atendiendo a todos los detalles mientras espera la llegada del Maestro; nada escapa a su solicitud amorosa. Marta hace todo pensando en el Señor. Y es su amor el que la lleva a dejarse absorber por las cosas en su afán maternal de servir... ¡La "debilidad" de Marta es tantas veces la nuestra...!.

Por eso, porque lo único que la mueve es el amor, acogió con el mismo amor la reprimenda amable de Jesús que la reconduce a lo único necesario cuando esto se ha perdido en medio de la vorágine de la acción. Seguro que, después de escuchar de labios del Maestro la corrección, Marta trabajó de otra manera...

Hoy le pedimos que nos ayude a no perder de vista, en medio de la acción cotidiana, lo único necesario. Que ella nos obtenga de Jesús la gracia de servirLe en los hermanos sin perder de vista al que es el único motivo y el único fin de nuestro obrar.


Comentarios