Ir al contenido principal

Oración


Señor, ten a bien darme un alma
que desconozca el aburrimiento
que desconozca las murmuraciones
los suspiros y las lamentaciones
y no permitas que me preocupe demasiado
en torno a ese algo que impera
y que se llama “yo”…
Obséquiame con el sentido del humor
concédeme la gracia de entender las bromas 
para que pueda conocer algo de felicidad
y sea capaz de donársela a otro.
Amén.

Comentarios