Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Aliméntate de Él...

"Cuando encontraba palabras tuyas, las devoraba; tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque tu nombre fue pronunciado sobre mí, Señor, Dios de los ejércitos" (Jr 15,16).

Es Domingo...

"Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos" (Ez 36, 25-27).

San Agustín

Hoy celebramos la fiesta de San Agustín, el gran amigo de Dios de corazón apasionado. A él le pedimos para todos y cada uno de nosotros que despierte nuestra modorra y avive en nuestro interior la sed y el hambre del Dios vivo que quiere tener una relación especial con cada uno de sus hijos. Ojalá tengamos un corazón siempre inquieto, como afirma el Obispo de Hipona, que sólo busque al Señor y que no descanse hasta encontrarle. 
Pedimos por intercesión de San Agustín que buscando al Señor Le hallemos y que hallándoLe le alabemos empezando así a vivir ya, de manera anticipada, la vida eterna.





No temas, estoy contigo

Hoy Jesús nos invita a ti y a mí a mirar nuestro corazón. Por eso te animo a hacerlo en la confianza de que, aunque descubras cosas que no te gustan y su interior se parezca al de los fariseos (Mt 23,27-32), Jesús está contigo... 
Para continuarleyendo

Natanael

"Cuando estabas debajo de la higuera te vi". Con estas palabras recibe Jesús a Natanael cuando se acerca a Él acompañado por su amigo Felipe, quien le ha hablado del Maestro... Estas palabras bastarán para que Bartolomé se una al grupo de los más íntimos del Rabí de Nazareth.
¿Qué vio Jesús en Él? Nos lo dice el mismo Señor: "Aquí hay un israelita en quien no hay doblez ni engaño". Lo que enamora a Jesús de Natanael es su sinceridad, su nobleza, su transparencia. Esta virtud es la que le ayuda a seguir a la Verdad en cuanto la descubre.
Hoy pedimos al Señor por medio de San Bartolomé que nos conceda parecernos a él en esto que cautivó su corazón. Que el apóstol nos ayude a conducirnos con autenticidad en todos los momentos de nuestra vida; que, cuando Jesús nos contemple bajo nuestra "higuera", pueda recrear su mirada en nuestra limpieza.


María Reina

"Oh alma sin hogar, alma andariega, que duermes al hostigo a cielo raso, trillando los senderos al acaso, bajo la fe de una esperanza ciega. Ese cielo, tu padre que te niega paz y reposo, bríndate al ocaso roja torre de nubes, en que el vaso que ha de aplacar tu sed al fin te entrega. Una noche, al pasar, en una ermita te acogiste a dormir; sueño divino bajó a tus ojos desde la bendita sonrisa de la Virgen del Camino, y ese sueño es la estrella en que está escrita la cifra en que se encierra tu destino".
(Poema que Unamuno dedicó a la Virgen del Camino a su paso por su santuario de León)


Beato Manés de Guzmán

Hoy recordamos al Beato Manés, hermano de Santo Domingo, que lo acompañó en los comienzos de este regalo de Dios al mundo y a su Iglesia que es la Orden de Predicadores.
De él nos cuentan los primeros hermanos que era un hombre contemplativo y santo; suave, humilde, jovial y benigno.
Nuestro Padre confió a su hermano la comunidad de monjas de Madrid para que, bajo su cuidado, crecieran en amor al carisma fundacional identificándose con Cristo siguiendo esta senda que Dios acababa de abrir en la tierra para llegar al Cielo acompañadas de muchos... ¡Cómo sería Manés para que Domingo dejara en sus manos a sus hijas queridísimas...!
Hoy queremos pedirle a él que siga cuidando de nosotras, de toda la Orden y de todos los hombres, especialmente de aquellos que se encuentran lejos del Señor. Beato Manés, consíguenos del Cielo esas virtudes que adornaron tu vida y un amor grande a la Orden que tanta gloria ha dado a Dios en santos como tú. No te olvides de nosotras y, acordándote del encargo que…

San Jacinto de Polonia

Hacemos memoria hoy en la Orden de San Jacinto de Polonia, una de las estrellas que brilla en el firmamento dominicano con la luz de Nuestro Padre Santo Domingo.
Y nos llena de alegría la feliz coincidencia, que no es tal sino providencia, de celebrar a este santo contemporáneo del primer Predicador tan cerquita de la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora y tras varios domingos en los que la liturgia nos propone, de la mano de San Juan, el discurso de Jesús sobre el Pan de Vida.
¿Por qué decimos esto? Porque los dos amores de este hermano nuestro fueron la Eucaristía y la Virgen. ¡Qué bien aprendió de Nuestro Padre a poner el corazón en María y, por Ella, en Jesús Sacramentado! ¡Con qué fidelidad al carisma fundacional llenó su corazón de estos amores para darlos a manos llenas a sus hermanos los hombres!
Gracias, Jacinto, por ser estrella en el cielo dominicano. Ese cielo que, por misericordia de Dios, sigue enviando señales a los que peregrinamos en la tierra para que dirijamos n…

Santo Domingo de Guzmán

Todos y cada uno de nosotros, somos una pequeña estrella, llamadas a  acrecentar la hermosura del gran cielo dominicano, -ocho veces centenario- aportando nuestro pequeño brillo, en un haz de lucecitas que iluminen a nuestro mundo al “estilo de Domingo de Guzmán”, con la misericordia y la compasión; con la alabanza, la bendición y la predicación. Feliz día de nuestro Padre – 2015
Vuestras hermanas de Sancti Spíritus –Toro- 


Novena a Santo Domingo. 2015. Noveno día.

Mirar a los orígenes de nuestra Orden nos hace mejores porque pasar una y otra vez por el corazón la sucesión de acontecimientos que fueron conformando la vida de Nuestro Padre ensancha el corazón. Y es que si así sucede cuando lo que se contempla es la historia de misericordia que el Señor ha hecho con cada uno, con cada una, con mayor razón ocurre esto mismo cuando contemplamos las maravillas que ha hecho en sus santos para la salvación del mundo.
A medida que nos hacemos más y más conscientes de cómo comenzó la aventura humana y divina en la que el Espíritu embarcó a fray Domingo, la acción de gracias surge de manera espontánea y los deseos de corresponder a semejante derroche de misericordia nos hace responder a la llamada con generosidad, con prontitud, con alegría. Esto tiene la vida de los santos: contemplarla despierta nuestros deseos de fidelidad, los consolida, los hace crecer.
Contemplando los orígenes de nuestra familia vemos la humildad y la discreción de un hombre de Dios …

Novena a Santo Domingo. 2015. Octavo día.

Nuestro Padre Santo Domingo tuvo a la Virgen un amor especial. Este amor, como todo en él, configuró su propia vida, su misión y la obra que Dios le encomendó.  Domingo es mariano por un título especial. Dice el P. Cormier que su devoción a María, la Madre del Verbo encarnado, puede considerarse como una gracia de estado, un don que el cielo le reservó en cuanto fundador de una Orden, para mejor cumplir con su misión.
Repasando su biografía caemos en la cuenta de que los amores de Domingo no podían ser sino los que fueron. Y es que quien había de dedicar su vida entera, por expreso querer de Dios, a predicar la Verdad defendiéndola de los peligros que la acechaban en un intento de ensombrecerla, no podía ser sino luz para los ojos enfermos de los herejes que negaban la divinidad de Cristo y, por tanto, la divina maternidad de María. Nuestro Padre fue luz anunciando el Misterio de la Encarnación posibilitado por María. En este contexto de herejía, Domingo predica la verdad evangélica y,…

Novena a Santo Domingo. 2015. Séptimo día.

Se puede contemplar a Nuestro Padre desde distintos ángulos teniendo en cuenta unos u otros de los rasgos que caracterizaron su riquísima personalidad. Ahora bien, sea cual sea la perspectiva escogida,  siempre descubriremos en él una ardiente pasión por la salvación de las almas. Miremos como miremos, es esta pasión la que hace vibrar el corazón de Domingo, la que da contenido a su oración constante, la que lo impulsa a obrar.
Su espiritualidad, marcada de manera singularmente intensa por el amor al misterio de la encarnación, es un signo elocuente de su atracción por la misión del Verbo entre los hombres: su salvación. 
Domingo se siente convocado a secundar una llamada que sitúa en el centro de su vida el interés por actuar esta salvación. Ésta es la médula del proyecto fundacional para el cual fue dotado de dones singularísimos por parte de Dios.
Su exquisita sensibilidad, que se dejaba "tocar" por las necesidades y sufrimientos ajenos, tiene su paralelo en el orden sobrena…

Novena a Santo Domingo. 2015. Sexto día.

Bucear en la figura de Nuestro Padre es una aventura apasionadamente entrañable. Resulta conmovedor repasar la biografía de este hombre de Dios: es un hecho constatable que su vida entera, sus ejemplos, de los que tenemos noticia por los testigos de su causa de canonización, no dejan indiferente. La persona de Domingo es tan real y está tan presente que, al tratar de él o con él, las fibras del alma resultan tocadas por una suerte de gracia especial: son los ecos de una santidad que se expande y dilata llegando a todos los que nos acercamos a él. El fruto inmediato de esta irradiación es un deseo ardiente de entrega auténtica que, depositado en el hondón del alma, obra desde ahí...
Si esto sucede al contemplar cada aspecto de su vida en el que nos detengamos, sucede de manera particularmente intensa cuando hablamos de su oración. Esto puede muy bien suceder porque fray Domingo no sólo era un hombre de oración sino que era oración misma; Nuestro Padre, además de ser hombre que ora es, a…

Novena a Santo Domingo. 2015. Quinto día.

Muchos de los testimonios sobre la vida de Santo Domingo que han llegado a nosotros destacan un rasgo de su personalidad que llamaba poderosamente la atención de los que lo conocieron: el Padre de los Predicadores era un hombre entrañable y profundamente compasivo.
Destacaba en él una sensibilidad especial para empatizar con el sufrimiento ajeno haciéndose cargo del mismo para, en primer lugar, guardarlo en el sagrario de su compasión presentándoselo a Jesús. De entre todas las pobrezas y necesidades que veía a su alrededor, fray Domingo se dolía, sobre todo, del apartamiento de los fieles de la verdadera fe, del desconocimiento de la Verdad por parte de tantos, de la ausencia de Dios en un mundo enfermo...
De semblante siempre risueño y alegre dicen los que le conocieron que sólo percibían el ensombrecimiento de su natural y sobrenatural alegría cuando se afligía por el conocimiento de algún dolor de sus hermanos los hombres. Santo Domingo contemplativo acudía entonces a Dios para int…

Novena a Santo Domingo. 2015. Cuarto día.

Santo Domingo comenzó la obra que el Señor le había encomendado dotándola de unos cimientos sólidos. El instrumento dócil en manos del Espíritu que fue Nuestro amadísimo Padre se dejó hacer y le dejó hacer… Porque los primeros frutos de su predicación entre los cátaros para rescatarlos del error fueron nueve mujeres convertidas que acudieron a él en busca de ayuda y protección para poder vivir una vida de absoluta y exclusiva dedicación al Señor. Domingo las acogió y acompañó ayudándolas a crecer en esa entrega que Dios les pedía. Y ellas fueron los cimientos del edificio de la Orden de Predicadores que Dios regaló a su Iglesia.
Estas mujeres aprendieron todo de fray Domingo y fueron tomando conciencia de manera progresiva de su misión dentro de la Orden: ser raíz de la que habría de alimentarse el árbol frondoso de la Predicación. Su vida de oración, escondida con Cristo en Dios, habría de ser sostén para la labor de sus hermanos. Buscando a Dios en el silencio, pensando en Él, invocá…

Novena de Santo Domingo. 2015. Tercer día.

Nuestro Padre no se entendía a sí mismo ni la misión que el Señor le confió sin la Iglesia. El carisma de la predicación que él recibe es un don del Espíritu Santo a la Esposa de Cristo que contribuye eficazmente a su edificación. La Orden fundada por Domingo nace en el seno de la Iglesia para servicio de la misma por la sensibilidad de este gigante de la caridad ante la necesidad del retorno a la sencillez de los tiempos evangélicos. En un tiempo de auténtica crisis eclesial, Domingo aparece como un puntal decisivo que sostiene una Iglesia enferma, agonizante; como un reformador que rescata la frescura del testimonio apostólico y lo entrega a un mundo que lo necesita con carácter de urgencia a través de un modo de vida que imita con fidelidad y amor el de Jesús y sus más íntimos.
Lo que bulle en el hondón del alma de Domingo es un celo ardiente por la salvación de las almas. A imitación de su Maestro no descansa ni sosiega hablando a Dios de los hombres y a estos de Dios. Afirman los …