Ir al contenido principal

María Reina



"Oh alma sin hogar, alma andariega,
que duermes al hostigo a cielo raso,
trillando los senderos al acaso,
bajo la fe de una esperanza ciega.
Ese cielo, tu padre que te niega
paz y reposo, bríndate al ocaso
roja torre de nubes, en que el vaso
que ha de aplacar tu sed al fin te entrega.
Una noche, al pasar, en una ermita
te acogiste a dormir; sueño divino
bajó a tus ojos desde la bendita
sonrisa de la Virgen del Camino,
y ese sueño es la estrella en que está escrita
la cifra en que se encierra tu destino".

(Poema que Unamuno dedicó a la Virgen del Camino a su paso por su santuario de León)



Comentarios

Rosa ha dicho que…
Qué preciosidad. No conocía este poema.

Muchas gracias, hermanas.

Muchos besos.
Anónimo ha dicho que…

Sabiendo que es una persona tan "mísitca" a la vez que realista , me he dejado llevar por los versos que el autor ha depositado en mi alma .