Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Jubileo 800 años Orden Predicadores

Nuestra Señora del Pilar

Al celebrar hoy esta fiesta de la Virgen celebramos, de algún modo, nuestra debilidad. Y la celebramos porque, lejos de ser un impedimento para alcanzar la propia plenitud, es nuestra mejor aliada en el empeño de vivir como hijos, esto es, según quienes hemos sido llamados a ser. Porque nuestra precariedad atrae sobre nosotros el cuidado maternal de María.

Como cuenta la tradición, Nuestra Señora acudió a socorrer al apóstol Santiago, cansado y desanimado ante su esfuerzo baldío por anunciar el evangelio. Sí, la Madre vino en su ayuda para consolarlo, animarlo, fortalecerlo... Hoy actúa del mismo modo contigo y conmigo cuando el desaliento por los errores, las faltas y pecados cometidos, amenaza con arruinar nuestro propósito de caminar tras las huellas de su Hijo.
Por eso podemos celebrar nuestra debilidad, nuestra pobreza, todo eso que nos hace pequeños. Podemos celebrar la propia fragilidad porque ella es la que atrae sobre nosotros la solicitud amorosa de la Madre. 
Nuestra Señora no…

Nuestra Señora del Rosario

Celebramos hoy la fiesta de la Virgen del Rosario. Esa fiesta tan de la Iglesia, tan de nuestra Orden. Porque fueron los que el pueblo llamó los "frailes de María" quienes difundieron el amor a Nuestra Señora y la devoción a su rosario. Por ellos está nuestra geografía salpicada de iglesias, ermitas y santuarios dedicados a esta advocación entrañable que se gestó en las entrañas y el corazón amorosísimos de fray Domingo de Guzmán, el hijo de María que tanto se pareció al Hijo de Dios y de Nuestra Señora.

Hoy Nuestro Padre sonríe desde el Cielo a todos sus hijos, a todas sus hijas, que vivimos este día con especial cariño dedicándoselo todo él a Nuestra Madre con ese aire de familia, alegre, libre, que es el aire del Espíritu que Dios, el Padre de la Misericordia, regaló a su Iglesia por medio del santo de Caleruega al que llamamos Nuestro Padre por don inmerecido del Cielo.
Que Nuestra Señora del Rosario eleve nuestros ojos y los haga capaces de contemplar los misterios de la …

Mes de Octubre: mes del Rosario

Comenzamos hoy el mes de octubre, mes del Rosario. Esta oración mariana nos enseña a contemplar los misterios de la vida de Jesús desde los ojos de María.
Vamos a cogernos de la mano de la Madre para que Ella nos vaya introduciendo en lo que contemplamos; vamos a redescubrir, a golpe de avemarías, el don infinito de un Dios que se autodona al hombre tomando su naturaleza para divinizarlo; vamos a contemplar para dar lo contemplado y para convertirnos en lo que contemplamos…

Que Nuestra Señora, la Virgen del Rosario, nos enseñe el “arte” humilde de una contemplación fraguada en la repetición de las mismas palabras que un día escuchó de boca del ángel antes de dar el “Sí” que cambió la historia. Que el rezo de su Rosario durante este mes prepare y sostenga tu “sí” y el mío a la voluntad de su Hijo para que tu vida y la mía sean un reflejo de la de la Madre haciendo las delicias de un Dios que nos amó y nos ama hasta el extremo.