Ir al contenido principal

¡¡¡Salve, Madre Inmaculada!!!



Salve, rosa del paraíso, que floreces por la gracia de Dios; salve, esposa enjoyada con oro y pedrería; salve, Virgen María, que agradaste a Dios más que el coro gozoso de los ángeles.
¡Salve, Madre! Más que tú, solo Dios.

Comentarios

Rosa ha dicho que…
¡Feliz día, queridas hermanas!
Gracias.

Os recuerdo con mucho cariño.

Muchos besos.