Ir al contenido principal

Siguiendo Su Estrella...

En esta noche entrañable recordamos a aquellos intrépidos viajeros que arriesgaron todo en una aventura que no sabían dónde podría llevarles... Portaban pequeños tesoros que eran tesoros antes de que salieran de sus hogares pero, por esos prodigios que Dios obra sobre nuestra pobre generosidad, se habían convertido en tesoros de incalculable valor cuando, por fin, llegaron al Portal.


Esas ofrendas traídas de tierras lejanas eran mucho más valiosas que en el momento de emprender el viaje porque habían resistido desiertos, desilusiones, desesperanzas y cansancios. Del ataque de todos esos bandidos salieron victoriosas porque la Luz del recién nacido atraía a sus portadores con una fuerza irresistible, imposible de explicar.


Por eso, de meros tesoros pasaron a ser, bañadas en la luz de Su Estrella, expresión de la rendición de los corazones de los que las presentaban al Niño. Entonces, en aquel momento mágico, la sabiduría humana, que había conducido a los Magos en su difícil travesía, se postró ante la Sabiduría adorando en silencio...

En esta noche mágica en la que los pequeños de la casa duermen inquietos esperando el amanecer para tirarse literalmente de sus camas e ir a ver los regalos de los Reyes, velamos su sueño inocente y os deseamos desde este hermosísimo rincón de Castilla, el coraje y la valentía de los Magos para arrostrar todas las dificultades y llegar junto a Jesús, María y José viviendo la vocación a la que hemos sido llamados sin dejar que nada ni nadie nos aparte de la contemplación de Su Estrella... ¡¡¡Feliz y santo viaje que termina en la adoración del Misterio de la Encarnación del Verbo!!! ¡¡¡Feliz y santa noche de Reyes!!!



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Felices los que se hacen como niños limpios y confiados, porque de ellos es el Reino y la Alegria