Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

La Trinidad en el Tabor

"Siendo Cristo Dios de Dios y Luz de Luz, lógicamente se apareció envuelto en luz, según lo que está escrito: Y tu luz nos hace ver la luz. En cambio, el Espíritu Santo apareció en la nube, él que en otro tiempo sacó de Egipto a los hijos de Israel guiándolos con una columna de fuego y bautizándolos en la nube y en el mar; por eso, el Hijo resplandece en la luz, mientras que el Espíritu Santo cubre con su sombra en la nube. Y para que no te quepa la menor duda de que toda la Trinidad está aquí presente, he aquí que se deja oír la voz del Padre. Vino, en efecto, una voz desde la nube: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo".
Pedro de Blois

Cuaresma: camino hacia la luz de la Pascua

Comenzamos, un año más, este tiempo de gracia que es el camino hacia la Resurrección de Jesús, que es la nuestra. 
Tiempo de perseverar en nuestras limitaciones, oscuridades, ilusiones frustradas, deseos incumplidos... sabiendo que nada de eso tiene la última palabra. Porque ésta le corresponde únicamente al Señor de la Historia y de nuestra historia. Sí, porque todo eso tiene puesto un tope infranqueable, podemos esperar con paz y esperanza en esas situaciones de dolor.
Tiempo para hacernos conscientes de que Dios, en su infinita misericordia, se ha encarnado y ha tomado sobre Su carne nuestros sufrimientos para pasar con ellos al otro lado: al lado de Su Gloria.
Tiempo de esperanza alegre en el que, puestos nuestros ojos en el Varón de dolores, veremos en Él, por la luz de Su Espíritu, al Cristo glorioso y triunfante que ha sepultado en Su muerte la nuestra para regalarnos Su Vida.
¡¡¡Feliz tiempo de espera!!!  ¡¡¡Feliz camino de "ascenso" hacia la luz de Su Pascua!!!


Mar adentro...

"Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: -Boga mar adentro,  y echad vuestras redes para pescar" (Lc 5,4).


Febrero

¡¡¡Mirad!!!

"Mirad, yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino ante mí. De pronto entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis,  el mensajero de la alianza que vosotros deseáis" (Ml 3,1).