Ir al contenido principal

La Trinidad en el Tabor



"Siendo Cristo Dios de Dios y Luz de Luz, lógicamente se apareció envuelto en luz, según lo que está escrito: Y tu luz nos hace ver la luz. En cambio, el Espíritu Santo apareció en la nube, él que en otro tiempo sacó de Egipto a los hijos de Israel guiándolos con una columna de fuego y bautizándolos en la nube y en el mar; por eso, el Hijo resplandece en la luz, mientras que el Espíritu Santo cubre con su sombra en la nube. Y para que no te quepa la menor duda de que toda la Trinidad está aquí presente, he aquí que se deja oír la voz del Padre. Vino, en efecto, una voz desde la nube: Este es mi Hijo, el amado, mi predilectoEscuchadlo".

Pedro de Blois

Comentarios

Rosa ha dicho que…
Gracias.

Muchos besos.